Perfumería
Ibarrondo

1989-1990

Vitoria-Gasteiz

Álava

_

Como en la pintura de 1912 del pintor expresionista A. Macke “Gran escaparate iluminado”, el escaparate, o la vitrina, no actúa como intermediario, sino como mediación estética.

Al transeúnte se le sugiere que en el interior los objetos no sólo son pretendidos por su calidad, sino además por un gusto exquisito como el que se contempla a través de la vitrina, como explica Simón Marchán en “Contaminaciones Figurativas”.

El proyecto define una fachada plana, doble, interior y exterior y al mismo tiempo “gruesa”, en el sentido de conseguir un espacio intermedio entre ambas que incluya la entrada, escaparates, módulos expositores y cajoneras. Es simétrica a ambos lados y refleja el espacio alto y rectangular, paralelo a ella, con dos grandes huecos-escaparates, que ejercerán la mayor atracción posible sobre los transeúntes.

Se juega con dos planos de cristal y cobre, y mármol gresoney, diferenciados en la exageración del grueso de este último.

En la fachada opuesta, en el interior, el plano de llenos y vacíos se formaliza con madera de teka, en un espacio de máxima altura y visible desde el exterior.

Hay otro espacio interior de menos altura, más íntimo y con una función diferenciada.

En la parte superior se sitúan los almacenes y un despacho acristalado que componen la tercera fachada.

Se ha diseñado todo el mobiliario, y los mostradores con estructura de acero, cajonera interior de teka, forrados de chapa de cobre y latón y tapa de vidrio con apoyos macizos de cobre.

PATXI CORTAZAR ARQUITECTO

pcv@patxicortazar.com
+34 945 15 11 80